Cómo entrenar mi mente para conseguir mi mejor versión.

La manera de comenzar y terminar nuestro día, juegan un papel muy importante en el trabajo que realiza nuestra mente y en nuestra percepción de bienestar emocional..

La mente es absolutamente entrenable, igual que lo es nuestro cuerpo, sólo necesitamos saber cómo hacerlo y querer trabajar en ello.

Es cierto que con un solo día de trabajo, no vamos a poder conseguir los beneficios esperado, pero con cierta disciplina y constancia, la mejora es espectacular a los pocos días de implementar la rutina.

Muchas veces pregunto qué pasaría si en este momento nos dijeran que mañana tenemos que correr 10 kilómetros en una hora… Quizá, si no estamos acostumbrados, el reto no sería beneficioso para nosotros, pero ¿qué ocurre si la propuesta es la misma pero para realizarla dentro de 6 meses? Seguro que con el entrenamiento adecuado, seríamos capaces de realizarlo.

Lo mismo ocurre con nuestra mente, no esperemos grandes cambios el primer día, pero sí llegarán si continuamos con ello.

Podemos realizar el entrenamiento por la mañana, por la noche o en los dos momentos.

ENTRENAMIENTO MAÑANA:

  1. Levántate sin prisa y piensa qué es lo que más te apetece hacer hoy.
  2. Busca un hueco en tu agenda para llevar a cabo y realizar aquello que te apetecía tanto al despertar.
  3. Dedica un momento a escribir 3 cosas que vas a realizar a lo largo del día porque sabes que te hacen sentir bien y son importantes para ti.
  4. Da las gracias tanto como puedas, tanto como desees. La gratitud es una parte importante de nuestro bienestar.
  5. Al final del día, para a analizar si has realizado las tres cosas que eran importantes para ti. Seguro que lo has conseguido, entonces permítete darte la enhorabuena.

ENTRENAMIENTO NOCHE:

  1. Recuerda cuál ha sido tu mejor momento de hoy.
  2. Recuerda cuál ha sido tu mejor sentimiento en el día.
  3. Visualiza cuál ha sido tu mejor actuación, tu mejor conducta.
  4. Piensa en qué momento has conectado con tu interior.
  5. Visualiza estas 4 cosas como si estuvieran ocurriendo en este mismo momento.

Si dedicas una rutina diaria a realizar estos dos ejercicios, tu cerebro se propondrá generar hormonas de la felicidad, porque esa es la información que le estás enviando.

La bioquímica cerebral se puede manejar de manera consciente, ¿te animas?

Si decides implementar esta rutina, me encantaría saber cuál ha sido tu cambio. Me lo puedes contar en terapiaenred.lgc@gmail.com

Puedes encontrar muchos más tips para tu mente en el perfil de Instagram.

¡Feliz día!

Si quieres comentar