Un cuento para niños y adultos que trabaja valores básicos.

Domingo, 17:05 y en casa todos duermen, así que tengo ese ansiado hueco para hablaros de un cuento muy muy especial.

Un cuento especial por cómo llega a mis manos, un cuento especial por quién colabora conmigo en este post y un cuento especial por su contenido…
Comenzamos!

Hoy dedico este post a libro «Cuentos para antes de despertar».

Ya solo su título me incitaba a leerlo y a compartirlo con mis peques. Y cuando lo tuve en mis manos no dejó de sorprenderme en cada página, en cada frase, en cada ilustración!

Es curioso, porque es de esos cuentos que lees a tus pequeños y no tienes claro si lo están entendiendo, es de esos cuentos que parece que están escritos más para adultos que para niños, pero también es de esos cuentos que no puedes dejar de leer a tus hijos porque sabes que el mensaje que transmite en cada historia es tan potente que tú cómo adulto les quieres mostrar, para que aprendan a respetar, a pensar, a expresar, a comprender.

Yo sola no tenía manera de descubrir cuál era el impacto que tendría sobre los peques, si realmente 6 años era una buena edad para comprender. Pero como tenía tantas ganas de descubrirlo, pedí la colaboración al profe de mi pequeña. Él tenía una muestra de 26 niños y la sensibilidad, capacidad y disposición para comprender mi enrevesada idea y dedicarle una parte de su tiempo.

Mi pregunta, ¿Son cuentos adecuados para trabajar en Educación Infantil?

Aquí sus palabras!

DATRUELO Y LAS ESTRELLAS REBOTONAS

Datruelo y las estrellas rebotonas son unos cuentos muy adecuados para ser utilizados en Educación Infantil pues nos permiten trabajar con claridad la identificación de emociones, la amistad, el autoconcepto, la autoimagen, la autoestima, el trabajo en equipo, el inconformismo, la necesidad de evolucionar, la empatía y multitud de valores.

Datruelo

Datruelo no es como los demás, él es diferente y qué alegría es ser distinto. Desde el minuto uno nos permite hacer reflexionar a los niños sobre si somos todos iguales o diferentes y generar un pequeño debate sobre los gustos de cada uno. De esta manera, hacemos un ejercicio muy importante y muy difícil al mismo tiempo de autodefinirnos y pensar cómo somos, lo que nos permite reforzarles desde pequeñitos la importancia de tener nuestros propios gustos y pensamientos. El debate lo podemos redirigir, preguntándoles cómo se sentirían si a todos nos obligaran a ser iguales o cómo creen que se sentía Datruelo cuando el resto de sus amigos le decían continuamente cómo tenía que ser y cómo no.

El autoconcepto y la autoimagen nos ayudan a construir nuestra autoestima, muy importante a lo largo de toda nuestra vida. Y sabiendo esto ¿por qué no trabajarlo más desde que son pequeñitos? Datruelo nos lo pone fácil, él tiene claro cómo es y lo que le gusta, pero lo que tiene más claro aún es que él no va a cambiar la forma de ser ni la forma de tratar a los demás porque él es muy feliz así y no va a ceder ante las presiones del resto de sus amigos, aspecto que podemos aprovechar para preguntarles y reflexionar sobre: si los amigos nos hacen hacer cosas que no queremos ¿son nuestros amigos? Y es que en estas edades se escucha con frecuencia debes ser bueno, tienes que lavarte las manos o debes recoger los juguetes entre otros consejos muy buenos, sin ninguna duda. Pero rara vez se escucha debes quererte o debes gustarte, cuando quererse a uno mismo es uno de los aspectos más importantes en la vida. Sin amor hacia nosotros mismos, carecemos de la principal base para un buen desarrollo.

Además, Datruelo nos permite trabajar la importancia de cuidar a los amigos, en su caso el Sol y la lluvia. Gracias a ellos Datruelo evolucionó y se convirtió en algo súper chulo (en el arcoíris) que le hacía ser más feliz si cabe. Pero Datruelo no se queda ahí, a veces su brillo es tan fuerte que llega a la ciudad de los truenos, convirtiéndose en un ejemplo para los demás, incluso para los que un día le castigaban.

Las estrellas rebotonas

Las estrellas rebotonas son unas estrellas muy especiales que están cargadas de vida, luz e ilusión (como los niños) pero al mismo tiempo estaban aburridas porque no podían evolucionar. Esto nos lleva a hacer una reflexión muy sencilla con los niños pero a la vez muy interesante con preguntas como ¿os imagináis que todos los días venís al cole, leemos la misma palabra y os vais? o ¿os imagináis que aunque os hagáis mayores os tenéis que quedar en la clase de Infantil para siempre y no podéis ir ni a Primaria? Imaginaros sus caras…a raíz de aquí podemos redirigir el debate en función de sus respuestas y sus preguntas, reflexionando sobre cómo se sentirían y por ende trabajando la identificación de emociones y las herramientas para pasar de una a otra, por ejemplo debatiendo qué podemos hacer cuando estamos tristes y queremos estar alegres o cuando estamos nerviosos y queremos tranquilizarnos, entre otras.

Estas estrellas querían evolucionar pero no sabían cómo así que preguntaron a la Luna… ¡qué fácil nos lo pone este cuento! Esto nos permite preguntarles qué tienen que hacer cuando no saben hacer algo, redirigiendo la respuesta, si es que no nos la dan ellos, a que deben preguntar a los papás, a los abuelos o al profe, por poner un ejemplo. Estas estrellas encuentran la forma de seguir evolucionando gracias al trabajo en equipo, convirtiéndose en estrellas felices con más poder que nunca. Lo que nos lleva a debatir con ellos la importancia de ayudarnos unos a otros siempre que lo necesitemos, además de hacerles reflexionar sobre actividades que no hubiéramos podido conseguir si no hubiéramos trabajado en equipo.

En definitiva, ambos cuentos ponen en nuestra mano un amplio abanico de posibilidades a trabajar: desde las emociones, la amistad, la autoestima, la empatía o el trabajo en equipo, resaltado anteriormente, hasta el ciclo del agua, las capas de la atmósfera o el sistema solar. Facilitándonos trabajar la comunicación con los niños, potenciando la capacidad de recepción, interpretación y emisión de comentarios y reflexiones desde el respeto.

CONCLUSIÓN: Si estáis buscando un cuento para trabajar y ensenar valores a vuestros hijos «Cuentos para antes de despertar»es una gran opción.

Y no puedo acabar este post sin mis dos agradecimientos: a Silvia, no solo por hacer que mi tercer parto fuera un regalo, sino también por regalar a mis otros dos peques la importancia de los valores.
Marcos… sin tí este post nunca hubiera existido.

Divulgar aquello que, desde mi pequeña experiencia como psicóloga y como madre, nos puede ayudar a crecer, es el propósito de Terapiaenred.

Esto no es posible sin vuestra colaboración, por eso os pido compartir, por cualquier medio, a cualquier persona… pero si solo se queda en tu lectura, la divulgación se acaba.

Gracias de corazón!

Feliz día!

Si quieres comprar este cuento en Amazon, puedes hacerlo desde AQUÍ. Es un enlace de afiliados y un pequeño porcentaje de su venta repercute en Terapiaenred.

Si quieres comentar