Hay que ver lo que me gusta a mí una controversia, y la del pañal quizá la que más.

Siempre intento ser muy respetuosa con la opinión o la decisión de las personas, y mucho más cuando hay niños implicados.

Hay quien considera que son los niños los que deben dejar el pañal, y quién voluntariamente decide cuando es el momento de retirárselo a su peque.

Entre este debate, llegan a mi pacientes me preguntan de manera directa cuál es mi opinión como psicóloga y como madre… Mi respuesta suele ser “lo que a ti te haga más feliz”, pero muchas veces esa respuesta no es suficiente para unos padres que insisten y me repiten, “si, lo que a mí me haga feliz, pero realmente

¿cuál es tu opinión?

¿qué consideras que es mejor?

¿qué es lo que tú haces con tus hijos?”

Y eso es lo que os voy a contar yo hoy.

Desde mi más sincera honestidad… l pañal se quita. Quizá muchas personas crean que esta afirmación es una locura irrespetuosa, para nada lo vivo así.

No es razonable vivir en un entorno armónico de familia en la que los adultos no tomen algunas decisiones..

Ojalá viviéramos en un mundo ideal en el que la conciliación laboral y familiar fuera perfecta, pero en la mayoría de las ocasiones no lo es, y aprovechamos una semana de vacaciones, por ejemplo, para tomar esta decisión.

Ojalá todos los coles nos permitieran iniciar segundo ciclo de infantil con pañales… Desafortunadamente esto tampoco es así.

Ojalá todos los niños tuvieran claro cuando dejar el pañal… Desafortunadamente las diferencias individuales son grandes entre nuestros pequeños y la evolución de su madurez también.

Ojalá la sociedad no nos juzgara por tomar decisiones cómo está… Desafortunadamente esto tampoco es así.

Es cierto que tenemos que tener claro que nuestro pequeño es capaz de realizar ciertas cosas antes de decidir retirarle el pañal, como mantener el pañal seco durante bastante tiempo, le llama la atención ir al baño o usar orinal, etc… pero una vez identificadas, ¿Por qué no tomar esa decisión?

En realidad, todo esto viene a apoyar la necesidad de no generar sufrimientos gratuitos. Somos libres de decir si quitamos pañal o dejan pañal… Y ninguna opción debería ser juzgada

Expongo mi decisión con un criterio de ruptura del idealismo de crianza que se está instaurando entre nosotros y que muchas veces, tu logística familiar, tu economía o tus conocimientos o falta de ellos, no te permiten cumplir.

Feliz día!

Si quieres comentar