¿Es bueno utilizar el silencio como castigo?

Niños de vacaciones, más tiempo de convivencia, falta de rutinas y exceso de cansancio son factores que pueden hacer que, en algunas ocasiones, el comportamiento de todos los miembros de la familia no sea el esperado.

A la hora de modificar el comportamiento de los más pequeños, los adultos solemos emplear multitud de técnicas diferentes… Hoy le vamos a dedicar este post al uso del silencio como castigo.

En las relaciones entre adultos, entre niños o adultos-niños, muchas veces se emplea la retirada de la palabra como manera de castigar al otro por un mal comportamiento, para expresar enfado o para escarmentar a lo demás, pero ¿es realmente una buena técnica?

Antes de realizar un juicio y una explicación, hablemos de los usos del silencio:

Por un lado, si utilizamos el silencio para parar una discusión, en estos casos, puede ser bastante útil, sobre todo si se utiliza para no continuar una discusión en la que la comunicación y la conciliación no es posible por unas emociones que no permiten el fluir de la conversación.

Por otro lado, existe el uso del silencio como escarmiento o castigo, y es aquí donde tenemos que tener cuidado. Cuando no mediamos palabra con alguien para castigar, suele ser porque no tenemos recursos psicológicos suficientes para manejar la situación, interpretando de manera errónea lo que está haciendo el interlocutor.

En consulta solemos escuchar a personas que utilizan el silencio como castigo porque consideran que:

  • La persona que tiene enfrente no le está escuchando, no le está entendiendo o no quiere entrar en razón.
  • Llevan razón, tanta que hasta que no reciba una disculpa por la otra parte, no va a mediar palabra.
  • Deben dejar en manos de otro la resolución del incidente.
  • El único modo de que otra persona les respete es privándoles de su comunicación.

En cualquiera de estos casos resulta evidente una falta de recursos, técnicas o estrategias para resolver un conflicto, por tanto, el uso del silencio como castigo o escarmiento no es una buena estrategia para mejorar las relaciones entre personas, y mucho menos es un buen ejemplo para utilizar con los pequeños de la casa, ya que somos un modelo a seguir para ellos.

También es importante saber que la persona que recibe el silencio como respuesta no se suele sentir bien, pudiendo encontrar sentimientos de abandono, rechazo, sentirse ignorado… Generando frustración en la persona que recibe el silencio por no poder contra-actuar y resolver la situación conflictiva junto con baja autoestima y alta tensión emocional.

Pero, ¿Qué podemos hacer?

Usar técnicas psicológicas de resolución de conflictos es fundamental para paliar el uso del silencio, pero antes de saber lo que tenemos que hacer, es importante saber qué tenemos que cambiar.

Si identificas que una de tus estrategias es el uso del silencio, vas por buen camino… Ahora es momento de repasar algunas estrategias alternativas que mejorarán las relaciones con tu entorno:

  • Por supuesto, utilizar la comunicación efectiva es la mejor estrategia, os recomiendo ESTE POST donde podéis encontrar literatura que os puede ayudar.
  • Establecer límites de conducta y normas de actuación.
  • Realizar acercamiento físico, como abrazos y caricias… cuando hablamos de silencio no es solo la falta de palabra, sino también la falta de comunicación no verbal.

Y si quieres saber más… nada mejor que leer el libro LA CIENCIA DEL LENGUAJE POSITIVO, que te ayudará enormemente a mejorar tu comunicación y a evitar el silencio.

Lenguaje_Positivo

Espero de verdad que este post nos ayude a mejorar la comunicación entre adultos, pero sobre todo entre adultos y niños… ya que “el uso del silencio como castigo se hereda”.

Feliz día!

Si quieres comentar

A %d blogueros les gusta esto: