Con motivo de las movilizaciones previstas para el 8 de marzo con motivo del Día Internacional de la Mujer, los medios de comunicación están llenos de programas de opinión y de debates buscando solucionar la brecha salarial, la incorporación de la mujer al trabajo en las mismas condiciones que el hombre, la segregación ocupacional y un sinfín de cuestiones más.

Llevamos unas semanas escuchando la palabra igualdad, feminismo, libertad… ¿pero dónde comienza a fraguarse la percepción de todas estas palabras? A pesar de los debates, de las opiniones dispares o de los artículos publicados, hay un referente constante, que está basado en la educación que recibimos en nuestra primera infancia.

No es mi intención posicionarme políticamente, ni mucho menos, es más mi intención posicionarme a nivel psicoemocional, ni a favor ni en contra, es cierto, pero con conciencia y en pro de la libertad de decisiones.

En un proceso de análisis, desde muchos frentes recibimos mensajes diferentes si somos niños o niñas. Es bien sabido que los medios de comunicación y la publicidad está totalmente diferenciada según el sexo, enfocando claramente el rol de mamá y cuidadora a las niñas, y el rol de construcciones, coches… a niños, con lo que el desarrollo de las habilidades interpersonales ya se está condicionando desde la infancia. Pero no solo en este entorno, hay multitud de ejemplos de los que muchas veces no somos conscientes, por ejemplo, uniformes de colegio, donde las niñas van con falda, si… ya se que no es obligatorio… pero ahí está, tenemos que llevar el mismo color de abrigo para no generar agravios comparativos… pero para las niñas hay falda… solo un dato más para reflexionar.

Antes decía que no quería posicionarme ni a favor ni en contra de nada, este post está más enfocado a una toma de conciencia y a la posibilidad de valorar alternativas. ¿Es qué las niñas no tienen que jugar con muñecas y los niños no tienen que jugar con coches? No… ni mucho menos, solo considero que es bastante más adaptativo dar la oportunidad de jugar con todo tipo de juguetes, y que tengan el abanico bien abierto para poder desarrollar todas sus habilidades, tanto los niños como las niñas.

Ya que este post empezó con motivo del Día Internacional de la Mujer, voy a permitirme recomendaros un libro de esos que vale la pena tener y leer a nuestras niñas de vez en cuando… Es un libro que ejemplifica la lucha de la mujer, de 100 mujeres en texto muy rápido y ágil que a los mayores también nos engancha. El cuento es:

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes: 100 historias de mujeres extraordinarias (Otros títulos)CUENTOS DE BUENAS NOCHES PARA NIÑAS REBELDES. 100 historias de mujeres extraordinarias

Cuentos%20de buenas noches para niñas rebeldes: 100 historias de mujeres extraordinarias (Otros títulos)cuentos_nina_rebeldes.jpg

Espero que si te gusta, nos ayudes a fomentar el “darse cuenta” compartiendo en tus redes…

Si te ha resultado interesante, te recomiendo estos post:

Feliz día!

Si quieres comentar