Madre mía! Estamos en plenos procesos gripales! Y la gran pregunta que nos solemos hacer en estos casos es ¿Es posible evitar tener gripe?

Bueno, evitar evitar… quizá no, pero prevenir o minimizar las probabilidades de contagio si está en nuestra mano.

Frente a cualquier agente patógeno, el contagio y manifestación de los síntomas de la enfermedad es un conjunto de factores externos al organismo, pero también de factores internos.

Como factores externos, entendemos que el virus esté a nuestro alrededor, que haya personas que están contagiadas cerca de nosotros, que estornuden y transmitan el virus.

Como factores internos, está la capacidad de nuestro organismo para defenderse ante agresiones externas, es decir, el estado de nuestro sistema inmunitario, la higiene y protección que mantenemos y si estamos en contacto con personas enfermas.

Entonces, ¿podemos hacer algo para evitar el contagio de la gripe?

Aquí van algunas cosas que podemos hacer, sencillas y fáciles de incorporar que ayudarán a mantener mejor nuestra salud!

  1. DORMIR SUFICIENTE:

Hablamos de sistema inmunitario… pues clave para que nuestras defensas actúen, es dormir suficiente. Si es importante en adultos, mucho más en niños! A veces no damos importancia al descanso, pero nuestro sistema de defensa se resiente mucho si no descansamos lo suficiente, no solo en cantidad, sino en calidad. Solo implementando este nuevo hábito, conseguiríamos reducir algunas de las infecciones gripales y sus incómodos síntomas.

  1. COMER DE MANERA SALUDABLE:

También relacionado con la fortaleza de nuestro cuerpo, está el comer de manera saludable y mantener la hidratación de nuestro organismo. Alimentos ricos en vitaminas son fundamentales en esta época del año.

  1. REDUCIR EL CONSUMO DE AZÚCAR:

Un estudio reciente revela que el azúcar alimenta al virus de la gripe.

  1. LAVARNOS LAS MANOS:

Las manos es uno de los mayores transmisores de virus, así que antes de comer, después de ir al baño o si estornudamos, lo más recomendable es lavarnos las manos y así evitaremos un alto porcentaje de contagios. Es importante, sobre todo, transmitir esta información a los niños.

  1. VENTILAR:

5 minutos de ventilación de nuestro domicilio, lugar de trabajo, colegio, etc, reduciría la transmisión vírica en espacios cerrados. A veces no lo hacemos por no enfriar la estancia, pero es más importante ventilar, ya que podemos volver a calentar la casa rápidamente.

  1. USAR PAÑUELOS DESECHABLES:

El uso de este tipo de pañuelos contribuye a minimizar los contagios y a crear un entorno más higiénico. Son bastante económicos si los compramos en cajas y su implementación en el domicilio o en entornos escolares y laborales es súper cómodo.

  1. HUMIDIFICAR EL AMBIENTE:

El ambiente seco reseca las mucosas que, bien hidratadas, son nuestra primera defensa contra los microorganismos externos. No necesitamos aparatos complicados, simplemente con un recipiente con agua encima del radiador sería suficiente para mantener un buen nivel de humedad ambiental.

  1. USO DE ACEITES ESENCIALES:

Ya sabéis lo fan que soy de los aceites esenciales, y en este caso el uso de unas gotitas de Ravintsara es un antivírico muy sencillo. Recomiendo su uso en casa y también en cualquier lugar cerrado con aglomeración de gente. Os recuerdo ESTE POST donde hay un poco más de información sobre el uso de aceites esenciales.

Son 8 pequeños consejos que nos ayudarán a manejar esos factores externos e internos de los que hablaba. Prevenir la gripe está solo a 8 pasos!

Feliz día!

Si quieres comentar