Este año he ido descubriendo curiosidades y alguna de ellas me ha llamado bastante la atención. Casi terminando 2017 y de cara a los propósitos de 2018, quiero compartir con vosotros el enjuague bucal con aceite vegetal, que me parece interesante introducirlo en las propuestas para el nuevo año.

Cuando comencé a leerlo, me resultó bastante curioso, porque hablaba de un montón de beneficios para la salud. La realidad, o más bien mi realidad, es que esos beneficios no he podido comprobarlos, pero creo que es una opción creativa y saludable para mejorar nuestra limpieza bucal.

Es una manera de realizar una limpieza bucal que se realiza con aceites vegetales de alta calidad, generalmente con aceite de coco, y es una técnica que hemos heredado de la medicina tradicional india que lleva miles de años realizándose.

Sus ventajas inmediatas están relacionadas con la mejora de nuestra higiene bucal, tan necesaria para prevenir otro tipo de enfermedades complicadas que pueden afectar a todo nuestro organismo:

  • Mejora el estado de nuestras encías,
  • Llega a todos los rincones de nuestra cavidad bucal y
  • Ayuda a blanquear los dientes (de manera bastante sutil, ya que no es un producto agresivo)
  • Hace a nuestros dientes más resistentes a las temidas caries.

Mi experiencia es curiosa, ya que no he dejado de cepillarme los dientes con pasta  y cepillo dental (eso sí, de bambú para evitar el excesivo consumo de plástico tal y como comentaba en ESTE POST), pero una vez al día realizo como complemento un enjuague con aceite de coco. Es cierto que me parece que mis dientes están más limpios, como si estuvieran pulidos… es la sensación de salir del dentista después de una limpieza bucal!!  pero además he descubierto unas monodosis muy originales y con buen aroma para realizar los enjuagues que me han parecido muy divertidas.

La rutina es muy sencilla, simplemente tienes que poner un poco de aceite vegetal (de coco es el recomendable) de muy buena calidad en tu boca (o una monodosis de Merci Handy que son las divertidas y con aromas muy chulos) y mantenerlo en a boca, pasarlo por todos los lados, moverlo como si estuvieras enjuagándote después de lavarte con cepillo y pasta y mantenerlo durante unos 10 minutos. Después  vacías el aceite y te enjuagas con agua. Eso es todo lo que tienes que hacer y te animo a probarlo porque es súper curioso!

Al principio cuesta un poquito, pero después te vas acostumbrando y termina resultando bastante agradable.

Voy a probar otros aceites y os iré contando si noto algún otro cambio.

Si lo pruebas o ya lo has probado, también me gustaría que pudieras compartir tu experiencia con nosotros!

Os dejo este enlace de oil pulling, está en inglés… pero no he encontrado nada mejor; es una información muy completa.

Para mi es importante que sepáis que este minipost, como el resto del blog, no está patrocinado. Hablo de mi experiencia porque me gusta compartir cosas curiosas con vosotr@s.

Feliz día!

Si quieres comentar