La vida está llena de descubrimientos, y en ocasiones te sorprenden con noticias que no puedes hacer más que compartir y divulgar. Hoy la protagonista de este post es Lara, gracias a ella hoy podemos ser un poco más respetuosos con el medio ambiente.

Os dejo su artículo que deseo que os descubra una gran alternativa.

ALTERNATIVAS PARA VIVIR SIN PLÁSTICO

Hace unos días buscando cómo conseguir consumir menos plástico en el hogar, di con una foto de una chica que estaba en Tailandia. En la foto aparecía con un puñado de cepillos de dientes de los cuales ella consideraba que podían ser todos los cepillos de dientes que había podido usar en toda su vida. La foto me impactó tanto… Una playa preciosa y llena de porquería, la cual había llegado hasta allí por el mar.

Hasta el momento no sabía que casi era imposible reciclar el plástico del que está hecho el cepillo, así que me puse a investigar y conseguí los siguientes datos:

“Un cepillo de dientes convencional pesa unos 18 gramos. Una persona usa como media 300 cepillos de dientes, unos cuatro al año, por lo tanto, tirará unos 5 kilos de plástico por su uso a lo largo de toda su vida”

¡5 kilos sólo por el uso de cepillos de dientes! Sin embargo en esta investigación encontré una alternativa  biodegradable a los cepillos de dientes de plástico: cepillos que están fabricados con bambú,  cerdas de nylon y libre de Bisfenol (BPA, componente químico que se encuentra en la mayoría de plásticos y latas y que perjudica a la salud)

El bambú que se utiliza es Physllostachy edulis, no es el alimento de los osos panda, crece de formar natural y rápida en la tierra, se caracteriza por contener agentes antibacterianos y tener una capacidad de renovación muy rápida, por tanto el uso de este material no iría contra el medio ambiente.

La mayoría de las veces, los productos que cuidan el medio ambiente suelen ser más caros y eso puede hacer que muchas personas valoren más el gasto de dinero que les va a suponer que el bien que van a realizar, pero en este caso el precio es muy parecido al de los cepillos de plástico e incluso la durabilidad es la misma (se les podrá dar uso durante tres meses, que es lo que se recomienda para los convencionales).

Creo que es una buena alternativa tanto para aquellos que están pensando en realizar algún tipo de cambio para contribuir o para aquellos que ya estamos en ello. Cualquier acción es buena para el medio ambiente.

Espero que el artículo de Lara haya despertado en vosotros el interés por cambiar vuestros cepillos y colaborar un poco con el medio ambiente, igual que voy a hacer yo!

Si queréis cambiar los cepillos de toda la familia, ESTA es una buena alternativa.

 

cepillo bambu familia

Espero vuestros comentarios!

Feliz día!

Si quieres comentar