Mi hijo empieza primaria, sus amigos también, realizan una prueba en el colegio para “evaluar” el nivel de los alumnos y… ZAS! Saltan todas las alarmas!

Lo más curioso es que estas alarmas paternas han saltado al poder ver los resultados obtenidos por los pequeños, es decir, no nos hemos preocupado en exceso hasta que nos han dicho que nuestro hijo en escritura, lectura o “lo que sea” está “en proceso”, pero es que tiene 6 años! Y si los tiene, claro!!

El desarrollo adaptativo de los niños menores de 6 años está basado en el aprendizaje por experimentación, es momento de socializar, de conocer nuestros límites y los de los demás, de compartir juguetes o no… porque son míos, y de vivir las consecuencias de tus propias decisiones como niño.

El juego es el mejor método para aprender, desarrolla la inteligencia social, emocional e intelectual. Cuando veo a un niño en el parque con dos cubos de distinto tamaño, el grande lleno de agua y volcándolo en el pequeño, pienso, ahí está! Aprendiendo los conceptos de volumen, tamaño y que si se te cae el agua encima te mojas… pero si es verano te secas rápido (el calor evapora el agua)… Cuanto aprendizaje no reglado solo con dos cubos de juguete y un poco de agua.

Y así se va desarrollando la vida, aprendiendo a base de la experiencia diaria, también como adultos. Escribía en un post sobre la educación emocional en los niños, la importancia de respetar todos los métodos de crianza y educación, y desde aquí vuelvo a reafirmarme.

Los niños llevan su propio desarrollo, y las familias también. Si has decidido hacer deberes con tu hijo desde que empezó la guardería y eso te hace feliz, adelante, quizá tú no eres la persona que necesita leer este post.

Si por el contrario eres del grupo en el que te planteas si lo has hecho bien, si debes empezar a hacer horas de deberes con tu hijo que ha pasado a primaria, igual esto te tranquiliza. ¿Has jugado con tu hijo? ¿Ha salido al parque? ¿Sabe hablar? ¿Sabe jugar? ¿Reconoce los colores, números, letras, etc…? ¿Es un niño feliz?

Si la respuesta es sí, enhorabuena! Tienes toda la vida por delante para empezar a desarrollar de manera reglada su intelecto. Y leer, sumar, escribir no debe estar reñido con la diversión. Y recuerda que está comprobado que si forzamos a los niños a leer o escribir demasiado pronto, corren el riesgo de dejar abandonada la creatividad y la curiosidad.

Así que, si tu hijo acaba de empezar primaria es un tiempo perfecto para que se interese por el aprendizaje, y, por supuesto, leer es una de las claves (algunas recomendaciones desde este post)

Espero que las alarmas hayan disminuido, y si realmente saltan, lo hagan porque los colegios “evalúan” a nuestros hijos en primero de primaria.

Por último, desde el maravilloso blog “familias en ruta”, hablan del tema de la lectoescritura. Podéis acceder a su post desde aquí.

Feliz día!

Si quieres comentar