Las vacaciones están llegando a su fin, y con ellas la preparación para volver a la rutina de año escolar. Es momento de preparar la vuelta al cole.

Esta frase está asociada a compra de libros, uniformes, mochilas y todo lo necesario para que la logística esté lista para el primer día de cole.

Pero, ¿cómo afecta a nivel emocional? Los niños manifiestan diferentes emociones a la hora de volver al cole, desde la alegría de volver a ver a sus amigos, pasando por la incertidumbre de lo que se encontrarán para los que comienzan un nuevo ciclo y, en general, inquietud hacia lo desconocido y hacia el cambio de rutina (horarios, normas, deberes…).

Mis recomendaciones para la vuelta al cole están resumidas en lo que denomino “el principio de las cinco A”:

ANTICIPAR: Crear un entorno de seguridad minimiza la inquietud hacia lo desconocido que como humanos solemos experimentar. Contar a los peques lo que se van a encontrar, cómo se llamará su profe, cómo serán las nuevas rutinas, en fin, transmitir toda la información que tengamos sobre esta nueva etapa.

ACOMPAÑAR: Física y emocionalmente. Cuando digo físicamente me refiero a acercarnos al edificio, hacer la ruta que haremos para ir al cole… y emocionalmente, realizar un acompañamiento en la muestra de sus emociones, es decir, dar importancia a sus emociones acompañando tanto en la expresión de sentimientos como en la autorregulación y vuelta a la tranquilidad.

ALEGRAR: Explicar las cosas maravillosas que tiene volver al cole, mostrar nuestra alegría cuando estamos preparando la logística, hacer a los peques partícipes de la elección de fungibles, y que nos escuchen frases agradables relacionadas con esta etapa. Como adultos, hay ocasiones en las que no somos conscientes del impacto que pueden tener algunas frases como “vuelta al cole y comienza el estrés” por ejemplo, cuando estamos subiendo el bajo a los uniformes y pegando pegatinas con los nombres como locos!

ATENDER: Estar atentos a cualquier manifestación que muestren los peques es fundamental para poder comprender cómo se están enfrentando a esta nueva etapa y apoyarles en la última A

ADAPTAR: Fomentar la adaptabilidad al cambio es fundamental para desarrollarnos de manera adaptativa y minimizar la ansiedad en el adulto. Como repetía constantemente mi “mentor” en psicología “recordad siempre: lo único que no cambia es el cambio”.

Los que me seguís, habréis visto en otros minipost la importancia que le doy a la inteligencia emocional aplicada a los más pequeños (si no lo has leído, te recomiendo la entrada Libros emocionales para padres), y “el principio de las cinco A” es una reflexión de la gestión del cambio para ayudar a que los niños crezcan sanos emocionalmente, disminuir los estados de ansiedad y fomentar la expresión de sentimientos.

Uno de los objetivos de este blog es fomentar la salud a nivel integral. Y hablando de salud infantil, quien mejor que la AEPED para darnos recomendaciones interesantes para esta nueva etapa. Podéis encontrar toda la información pinchando AQUÍ.

Feliz día!

Si quieres comentar