Hoy quiero compartir mi experiencia con este masaje. Ayer Yolanda puso sus manos a mi disposición, durante una hora pude disfrutar de este maravilloso masaje.

Cuenta la historia que era un masaje que utilizaban los Samurais al volver de las batallas para regenerar su circulación y liberar su mente. Las emperatrices japonesas comenzaron a incorporarlo como parte de su terapia para mantener la belleza y formaba parte de los secretos de la realeza.

En la actualidad el masaje Kobido se puede encontrar en prácticamente todo el mundo como sistema de lifting facial sin necesidad de pasar por el quirófano.

Sus beneficios no solo están relacionados con una mejora estética, sino con disminución de estrés, mejora de la circulación, reducción de sintomatología asociada al bruximo…

Se puede encontrar mucha información sobre este masaje, incluso distintas leyendas sobre su origen. Todo el ritual que conlleva vale la pena.

Mi experiencia fue maravillosa; disfruté los 45 minutos de masaje acompañado de un ratito de shiatsu, mi cara mostraba una gran luminosidad y estiramiento que duró cerca de tres días. Y no puedo menospreciar la disminución de mi dolor de cabeza junto con una sensación de paz y liberación posterior.

¿Recomendable? Si, mucho; como siempre en manos de buenas profesionales como en mi caso Yolanda de Kirei.

Por supuesto, gracias Nuria, sin ti nunca hubiera descubierto este nuevo tratamiento.

Feliz día!

Si quieres comentar