No puedo dejar de fumar.

Imposible estudiar.

No conseguiré ese trabajo.

No puedo, no sé, imposible… ¿qué nos lleva a decir estas frases? Sin darnos cuenta, en muchas ocasiones somos esclavos de nuestras palabras.

Es increíble descubrir la capacidad de desarrollo y logro que tenemos los humanos, pero más increíble aún ver cómo tenemos la capacidad de autolimitarnos.

Tras años impartiendo formación, realizando terapias psicológicas y desarrollando contenidos de cursos conductuales, acababa escribiendo sobre lo mismo, la capacidad de creer que no puedo. Ahora leo por todas partes “Creencias Autolimitantes”, en mis formaciones yo le llamaba “creencias limitadoras”.

El reconocerlas y ayudar a mi entorno a hacerlo, ha sido un trabajo maravilloso del que sigo disfrutando en mi día a día, así que me gustaría compartir contigo cómo hacerlo, por qué y para qué:

Porque hemos ido interiorizando límites que no nos corresponden sin llevarlos a juicio, y esos límites nos bloquean.

Para decidir si queremos mantener esos límites, reconocerlos y poder hacer con ellos lo que queramos, llevarlos a nuestro consciente (mantenerlos o modificarlos, esa se convierte en nuestra elección)

Cómo: Llevando a cabo un entrenamiento de algunas semanas:

  1. Dándome cuenta de las veces en que no hago algo porque creo que no puedo.
  2. Analizando si realmente no puedo o es que no se, o no lo he intentado, o simplemente tengo miedo a lo que pueda suceder.
  3. Planteando alternativas a la ejecución: qué necesito para poder hacerlo, saber si está en mi mano y si es bueno para mí.
  4. Planificando un plan de acción con metas a corto plazo.
  5. Calendarizando ese plan de acción.

Al leer este post, ¿has recordado algún objetivo que querías cumplir y que no has realizado?, Si tu respuesta es SI, te invito a que pongas en práctica este ejercicio y, si tienes alguna duda, me escribas un mail.

Buen día!

Si quieres comentar