Como os he comentado en alguna ocasión, a consulta me llegan peticiones de todo tipo, e igual que me traen a los niños para eliminar moluscos, también vienen los adultos con afecciones de la piel.

La piel es el órgano más grande que tenemos en el cuerpo, y también el que da muchísima información sobre nuestra salud física y emocional, por eso hay que prestarle atención y las visitas al dermatólogo son obligadas si observamos algo “raro”.

Pero una vez que nos han diagnosticado verrugas, ¿qué podemos hacer?

Hay tratamientos muy efectivos y rápidos, pero que suelen ser bastante agresivos y dolorosos.

Por otro lado, hay tratamientos más naturales, mucho menos agresivos y no tan rápidos, pero también totalmente efectivos.

Con un buen tratamiento de fondo (que no publicaré porque es individualizado para cada persona) y algún apoyo externo, puedes comenzar a tratar tus verrugas.

Os propongo un tratamiento genérico, poco invasivo y a nivel externo para comenzar un tratamiento si tienes alguna verruga aislada.

Consiste en aplicar un aceite esencial de Thuya con un bastoncillo encima de la verruga teniendo en cuenta:

  • Lavar la zona previamente
  • Aplicar el aceite sólo encima de la verruga con un bastoncillo de usar y tirar (no volver a meter en el frasco el bastoncillo ni aplicar en otra parte del cuerpo)
  • Cubrir con una tirita o apósito
  • Que no le de NADA, ABSOLUTAMENTE NADA el sol.

Repetir diariamente durante una semana y me contáis qué tal!

Si quieres conocer cuál es tu tratamiento de fondo, por favor, usa la pestaña de “contacta” y estaré encantada de responderte.

Feliz día!

Si quieres comentar