Cómo enseñar el concepto tiempo a los niños es un gran reto de todos los padres. Continuamente estamos haciendo alusión a minutos, días, horas… “salimos de casa en 5 minutos”, “llevas una hora comiendo” y no solemos ser conscientes de que ellos no son capaces de distinguir entre uno, tres, veinte minutos o dos horas (me refiero a niños menores de 7-8 años de manera general)

¿Qué podemos hacer para que comprendan “cuanto les queda para” o “cuanto pueden estar” haciendo algo?

Lo que suelo recomendar a los papás y que me consta que funciona y de manera bastante rápida, es el uso de relojes de arena con distinta duración y de diferentes colores, ¿por qué?, porque ellos pueden asociar colores a situaciones en la medida en la que nosotros les mostremos esa asociación.

Mi recomendación es este set, súper económico y perfecto para incorporar la rutina:

reloj arena niños

¿Cómo utilizarlo?

  1. Mostrar el reloj negro de 30 segundos y permitir que jueguen con él.
  2. Hacer algún juego para experimentar la duración de diferentes relojes (negro de 30 segundos y azul de 1 minuto), por ejemplo, vamos a dibujar una casa en un papel en blanco, pero solo tenemos el tiempo del reloj negro. A continuación vamos a volver a dibujar una casita, pero ahora tenemos el tiempo del reloj azul. Si comparamos ambas láminas y hablamos de la diferencia entre ambas, podemos diferenciar entre los conceptos “mitad y doble”, “minutos y segundos”…
  3. Introducir tareas con tiempos: el ejemplo que solemos utilizar es el tiempo que tardamos en lavarnos los dientes. ¿Ya mamá?, Papá ¿he terminado? Según las diferentes edades, podemos utilizar un color u otro para que sean conscientes del tiempo.
  4. Enseñar modos de actuación adecuados a la familia y a la gestión de la autonomía personal: Tiempo para vestirnos, para salir de la bañera, para terminar de comer…

¿Por qué es efectivo?

El tiempo es un concepto abstracto que todavía no comprenden, pero si comprenden la cantidad a nivel visual, y junto con la experimentación y nuestro modelado, pueden comenzar el maravilloso proceso de autorregulación comportamental. Así podrán saber si es necesario darse prisa en algo, si todavía tienen tiempo para seguir jugando, etc.

Beneficios:

La capacidad de autorregulación es vital en el ser humano para su correcto desarrollo físico y emocional. Si por norma tenemos reguladores externos que nos dicen cuando empezar o acabar una tarea, cuando debemos ir más rápidos o más lentos… nos va a costar más esfuerzo realizar esa autorregulación de manera espontánea.

Si quieres ampliar información o tienes alguna pregunta concreta, por favor, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Puedes hacerlo aquí.

Feliz día!

Si quieres comentar