Otro nuevo descubrimiento que quiero compartir con vosotr@s! Las ensaladas en tarro de cristal, o como se conocen como nueva tendencia nutricional en las redes sociales: “Jar Salad”.

Para mi ha sido un descubrimiento, ya que mis comidas de medio día las suelo realizar sentada delante de un ordenador. No solía llevar ensaladas por el engorro que supone llevar el aliño por separado o renunciar al “verde crujiente”.

Con este nuevo modo, va todo en pack! Así que me sumo a enumerar ventajas:

  • Disfrutar de una ensalada como recién hecha en cualquier lugar.
  • Todo en un bote, sin necesidad de preparar el aliño en otro recipiente.
  • Comodidad a la hora de mezclar aliño con ingredientes.
  • Diversión en la construcción del tarro.
  • Desarrollo de la imaginación.
  • Comida equilibrada y sana.
  • Posibilidad de dejarlas preparadas con unos días de antelación asegurando mantener los ingredientes frescos.

En las redes podéis encontrar infinidad de recetas, pero la creatividad y los gustos personales nos pueden ayudar a crear unas recetas maravillosas cumpliendo unas normas en dos aspectos: modo de construcción y tipos de alimentos.

En cuanto al modo de construcción debemos tener en cuenta el siguiente orden:

  1. Aliño: Es importante colocar el aliño en la parte de abajo para que se mantengan las propiedades de los ingredientes frescos.
  2. Verduras y alimentos duros: tipo cebolla, pepino, pimiento… El objetivo de esta capa es separar el aliño de los siguientes alimentos y que sean productos que no se “estropean” con el aliño.

A partir de aquí el orden se puede variar, respetando siempre la última capa:

  1. Proteína: Tanto queso como atún, huevo cocido, tofu… ya que son alimentos que pesan y mi experiencia es que si las ponemos en capas superiores pueden aplastar la siguiente capa si la dejamos preparada de varios días.
  2. Verduras blandas: Como comentaba en el punto anterior, estas capas pueden ir variando, pero mi experiencia es que en esta capa es ideal.

La pasta o las legumbres también podrían ir en estas capas, cerca de la proteína-

  1. Cereales o semillas: Es el momento de incorporar semillas, granos o cereales, ya que van a ir encontrando huecos entre los alimentos y quedando por todo el tarro.
  2. Verduras de hoja: Por último introduciremos las verduras de hoja o verduras de ensalada, para que queden al final y bien separadas de la base.

Yo en ocasiones tiendo a añadir unas cuantas frutas secas al final, tipo arándanos porque le dan “un puntito de color y sabor” que se agradece!

Y para que sea un plato equilibrado, intentaremos seguir las siguientes proporciones:

½ parte de vegetales

¼ de proteínas

Incluir granos y aliños dejando un espacio para que los ingredientes no queden “a presión”. También podemos incorporar hidratos tipo pasta, o legumbres que deberían cubrir el ¼ restante.

Si cumplimos esas proporciones, nos aseguraremos estar manteniendo las necesidades diarias recomendadas para una alimentación saludable.

Solo queda acompañar con un buen postre o introducir fruta fresca y una rica infusión para terminar!

Os animo a que nos enviéis vuestros comentarios, fotos, recetas… y que a que disfrutéis a tope de esta nueva manera de comer!

Feliz día!

 

Si quieres comentar