Hoy me parece un gran día para hablar de los smoothies que cada vez se están incorporando más en nuestro día a día.

Es una manera de generar un aporte de vitaminas maravilloso, y al utilizar verduras crudas, aprovechamos todas sus propiedades.

A veces nos resulta complicado consumir las 5 raciones de frutas y verduras recomendadas en nuestra dieta diaria, y esta es una forma rápida y cómoda de mantener las pautas de alimentación adecuada.

Las dudas suelen surgir a la hora de introducir los ingredientes, así que os cuento pautas básicas:

  • Elegir ingredientes de temporada.
  • Aconsejable utilizar productos frescos, pero podemos congelar en bolsitas todos los ingredientes seleccionados e incorporar el líquido al final.
  • Se pueden utilizar ingredientes diversos: verduras, frutas, lácteos, semillas, cereales… en función de las necesidades individuales.
  • El equilibrio lo encontrarás con la práctica, si prefieres smoothie cremoso, utiliza como base un yogur. Si quieres algo más líquido, leche vegetal, si prefieres que sea un entrante con cuchara y añadir frutos secos o semillas a un plato, corrige con agua al gusto.

La clave es la experimentación, con ingredientes congelados tendrás una cena refrescante, si realizas una base de cítricos, encontrarás una maravillosa dosis de vitamina C energetizante.

Propongo unas recetas para distintos momentos, teniendo en cuenta la importancia de una dieta equilibrada, no recomiendo comer más de dos smoothies al día. Desde mi experiencia, lo ideal es tomar solo uno:

SMOOTHIE PARA DESAYUNO:

Propongo un smoothie en bowl que lleve fruta, hidrato y lácteo:

  • Queso batido 0%
  • Fresas
  • Arándanos o frutas del bosque
  • Plátano
  • Topping (copos de avena, semillas de chía y algunos arándanos)

TIP: Para que podáis construir vuestras propias recetas de desayuno, debéis tener en cuenta que si solo tomamos un smoothie, debe incluir algo de fruta, a ser posible rica en vitamina C, un lácteo que puede ser o no vegetal, algún cereal incluido en el triturado o como topping y tener en cuenta que dependiendo de los ingredientes será más o menos espeso.

SMOOTHIE PARA MEDIA MAÑANA:

En esta ocasión, después de un buen desayuno equilibrado, podríamos introducir a media mañana un smoothie detox líquido:

  • Pepino
  • Espinacas
  • Zanahoria
  • Zumo de limón
  • Piña
  • Jengibre
  • Agua al gusto

Los smoothies detox deben incluir verduras de hoja verde y para endulzar alguna fruta tipo manzana o piña. La cantidad de agua depende de cómo queramos tomar el smoothie. Podemos añadir algo de jengibre por sus propiedades digestivas.

SMOOTHIE PARA EL ALMUERZO:

Si vamos a realizar una comida muy copiosa, podemos llenarnos de vitaminas con un smoothie que sea nutricionalmente completo y que se pueda enriquecer con alguna proteína vegetal:

  • Col Kale
  • Zanahoria
  • Apio
  • Aguacate
  • Papaya
  • Leche de almendras
  • Germen de trigo
  • Semillas de sésamo
  • Proteína de guisante

En estos smoothies necesitamos cubrir todas nuestras necesidades nutricionales con frutas, proteínas, verdura de colores, frutos secos y alguna semilla.

SMOOTHIE PARA LA CENA:

Aquí voy a optar por un licuado, para poder llevarlo con nosotros si prevemos llegar tarde a casa o simplemente para disfrutar de una noche de verano:

  • Kiwi
  • Fresas
  • Piña
  • Pepino
  • Agua

Este licuado nos ayuda a cubrir las necesidades de vitamina C diaria y aporta gran cantidad de fibra a nuestra dieta.

Con una batidora o licuadora, y mucha imaginación puedes introducir fruta y verdura en tu día a día de manera saludable, divertida y creativa.

¿Nos cuentas tus recetas favoritas?

Feliz día!

Si quieres comentar