Gran pregunta difícil de responder, ¿cuánto dura una terapia psicológica? La verdad es que no lo se, depende de tantas variables…

Lo más importante es romper mitos, y para eso he pedido colaboración a una paciente y voy a compartir su comentario con vosotros:

Acudí a Lorena por referencias de una amiga. Era la primera vez que veía la necesidad de ir a un psicólogo y me sentía con cierta pereza y nerviosismo a la vez. Un aspecto de mi vida muy importante para mí se había truncado y junto con ello, llegaron muchos cambios que no sabía cómo afrontar y veía que me estaban superando. Siempre me había considerado una persona fuerte, segura de mi misma, con capacidad de afrontamiento suficiente, independiente… Y me vi preguntando por un psicólogo para que me ayudara a obtener las herramientas o las formas de hacer aquello más llevadero. Claro, sería algo corto porque total, a mi tampoco me pasaba nada “gordísimo”. O no, o a lo mejor podía estar allí un año entero hasta que diéramos con lo que realmente me pasaba, lo que podría suponer una dependencia hacia mi psicóloga. Eso me aterraba. Aún así, decidí ir a la primera sesión para ver cómo era aquello. Fue muy sencillo, sorprendentemente. LLegué a consulta y me dejé llevar por lo que mi cabeza iba pensando y mi boca diciendo. No le puse trabas a hablar con alguien que no conocía, pero que hacía que me sincerara con normalidad. Creo que la primera sesión fue clave. Salieron muchas cosas en sólo 50 minutos, lo que ayudó a que todo fuera más rápido. Explicándome sus métodos “poco convencionales” para la terapia, Lorena me recomendó hacer determinados trabajos en casa y prometió que la terapia sería lo más breve posible para que yo me encontrara bien. A la cuarta sesión, mientras iba de camino, yo me preguntaba si necesitaba seguir yendo a ver a Lorena. Me encontraba bien, reconfortada, capaz de continuar con los cambios y afrontar las adversidades que me iba encontrando. Sin embargo, creía que era demasiado pronto porque ¿las terapias son largas, no?. En la quinta sesión, Lorena me preguntó “¿Crees que te puedo ayudar en algo más?”, a lo que respondí que no, porque ya estaba bien. De repente, me había dado cuenta que con aproximadamente un mes, me encontraba mucho mejor, muy animada y ya había acabado. !Qué miedo meten las películas con esos divanes y esas sesiones interminables!

Gracias M, por tu gran trabajo personal, por tu lucha, por todo lo que está por llegar a tu vida y por confiar en este proyecto.

Feliz día!

Si quieres comentar